Emprender: una tarea de titanes

Dejar un comentario
Susana-Rubia-Coaching-Emprendedores

¿Qué impulsa a algunas personas a emprender? Aunque las razones pueden ser muy diferentes (dedicarse a lo que verdaderamente apasiona, entrar por cuenta propia a ese mercado que se conoce bien, madurar esa idea de negocio original todavía no explotada o, simplemente, por tradición familiar), hay ciertos rasgos que son clave para garantizar el éxito del proyecto: el valor de poner en marcha una empresa propia y la perseverancia y la determinación necesarias para desarrollarla.
 
Si eres emprendedor o quieres serlo sabrás que esto requiere de un trabajo constante, paciente y voluntarioso, en el que es primordial identificar, diseñar y planificar las metas que quieres conseguir. También es importante saber que, a lo largo del camino de esta apasionante aventura, es muy probable encontrar obstáculos que, mal afrontados, podrían alejarte de la meta o, incluso, llevarte a renunciar a ella.
 
Desgraciadamente, esto último ocurre con más frecuencia de los que nos gustaría: según un estudio de la Universidad Pompeu Fabra, dos de cada tres emprendedores abandonan su proyecto sólo cuatro meses después de haberlo iniciado. Como muchos sabemos, aprender a convivir con la incertidumbre, la ansiedad y el estrés, es el día a día de un emprendedor; y esto no es tarea fácil.
 
Para evitar sucumbir ante las adversidades, es imprescindible realizar un buen auto-análisis previo, tanto interno como externo. Comenzar por una evaluación personal es vital: la base de tu proyecto eres tú y por ello es fundamental realizar ese diagnóstico de tus recursos y capacidades. ¿Cuáles crees que son tus principales habilidades? ¿En qué puntos crees que puedes mejorar?
 
Recuerda que todas las habilidades pueden aprenderse y mejorarse; atrévete a liberar tu potencial, a alcanzar tu máximo desempeño y a eliminar los temores que frenan tu éxito. Ten claras tus motivaciones, lo que te mueve y lo que te da energía. Lo necesitarás para recargarte de optimismo y vitalidad en los días grises, porque en el trayecto los habrá y tienes que estar preparado para ello.
 
Tómate el tiempo necesario para trazar tu plan e incluye todos los pasos inteligentes que necesitas dar: aquellos que te enfocan a la acción y a los resultados, esas acciones específicas y concretas que son imprescindibles para llegar a la meta y aquellas que te permitirán sortear con eficacia las piedras que encontrarás en el camino. También te puede servir de ayuda investigar las claves de éxito y de fracaso de otros emprendedores.
 
En cuanto a tu entorno, asegúrate de comprender bien el terreno en el que te vas a mover: tu empresa se desarrollará en un entorno cambiante y competitivo y, por tanto, serán muchos los factores que influirán en ella.

El arte de emprender es tarea de titanes. Por tanto, es fundamental tener muy claro el juego en el que estás inmerso, y ello requiere de un profundo conocimiento y gestión del entorno, pero también de tus emociones, pensamientos y acciones, para poder ir acortando poco a poco la distancia entre el querer y el poder.
"En el mundo sólo triunfa quien se levante y busca las circunstancias, creándolas si no las encuentra." (George Bernard Shaw)

0 comentarios:

Publicar un comentario