¿Qué nos aleja de nuestros objetivos?

Dejar un comentario
Susana-Rubia-Coaching-Objetivos
Hace unos días leí en Harvard Business Review un artículo que hablaba de la importancia que tienen la correcta definición de la estrategia y su ejecución para el logro de los objetivos empresariales. Esto me llevó a pensar en los propósitos que nos marcamos a nivel personal o profesional: ¿por qué a veces no conseguimos lo que nos proponemos?

Los seres humanos sentimos la necesidad de plantearnos retos y de  marcarnos objetivos para mejorar. Los objetivos nos ayudan a diseñar el trayecto hacia nuestros sueños, los resultados o situaciones que queremos alcanzar. Cuando sabemos el destino al que queremos llegar nos resulta mucho más fácil diseñar la ruta, el camino que nos llevará hacia lo que queremos lograr.

Los objetivos nos ayudan a enfocar nuestros esfuerzos en una dirección, planificar las acciones que serán necesarias para llegar a nuestro destino, identificar qué recursos tendremos que asignar, evaluar los resultados y medir la eficacia de nuestras acciones.

A pesar de que todos nos proponemos conseguir cosas, es curioso observar cómo hay personas que suelen alcanzar lo que se proponen y en cambio otras no lo consiguen o, incluso, ni siquiera llegan a ponerse manos a la obra. ¿Por qué sucede esto? ¿Cuál es la razón por la que determinadas personas suelen conseguir todo aquello que se proponen y otras sin embargo se quedan en el intento? ¿Qué es lo que realmente nos impide alcanzar nuestros objetivos?

Muchas veces nos lanzamos a perseguir un propósito sin haberlo planificado debidamente ni habernos preparado suficientemente para ello. Por eso nos quedamos en el intento y el motivo no es otro que la falta de planificación y de preparación. De esta forma llegaremos a un destino y obtendremos unos resultados, pero muy difícilmente serán los deseados, ya que estaremos actuando de una forma espontánea,  no planificada.

Los motivos por los que no conseguimos lo que nos proponemos, suelen ser:

1. No saber cómo conseguirlo. Es fundamental diseñar correctamente el plan que nos llevará a conseguir lo que nos hemos propuesto. Si no sabemos cuáles son los pasos que se necesitan dar para llegar al objetivo, difícilmente llegaremos a él.

2. Falta de acción. En todo plan se necesitan acometer ciertas acciones, si sabemos qué debemos hacer pero no lo llevamos a cabo, nos quedaremos en el punto de partida.

3. Falta de compromiso. No estamos dispuestos a arriesgarnos, a hacer todo lo necesario para hacerlo posible.

4. Caer en el rol de víctima. Creemos que no somos capaces de conseguirlo o no queremos responsabilizarnos de que conseguirlo sólo depende de nosotros.

5. Falta de atención. Cuando afrontamos demasiados objetivos o acciones al mismo tiempo, el exceso de tareas impide que nos centremos en lo realmente importante y sigamos adelante.


6. No contemplar los posibles obstáculos. Si no prevemos posibles complicaciones con las que nos podemos encontrar, será complicado superarlas y sobreponernos para continuar nuestro camino hacia la meta.

Susana-Rubia-Coaching-Marcar-Objetivos

Si lo que verdaderamente quieres es llegar a un destino concreto en un tiempo determinado, necesitas prepararte y planificar. Desea conseguirlo, confía en tus posibilidades para lograrlo, define de forma clara y concisa lo que quieres alcanzar, establece un plan (qué acciones y pasos son los necesarios para llegar a la meta) y cárgate de  disciplina y constancia.

Realmente no resulta demasiado complicado establecer objetivos pero al poco tiempo nos solemos estancar, nos cuesta mantener la motivación, seguir esforzándonos y perseverar hasta el final.

La clave está en dar pequeños pasos, no obsesionarnos con el fin (ya que esto nos resta energía) y disfrutar del camino y de los pequeños logros. Recuerda que tenemos en  nuestro interior todos los recursos necesarios para conseguir cualquier cosa que nos propongamos.



“Las grandes mentes tienen objetivos; los demás, deseos “ 
(Washington Irving)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada